Si por curiosidad, o para enterarte de los aportes, querés ver tus aportes o los de otras personas vas a CAMBIOS RECIENTES y podés entrar en cada cambio y leerlo.

Cualquier duda nos llamás.

Mercedes

Reflexiones sobre el poder a ritmo de mate:

Menudo tema. Conversar y pensar juntos, mate en mano, sobre el poder. La distancia del cara a cara. ¿Qué mejor distancia para dialogar sobre el poder que la distancia “de mate”?. La imagen del mate que pasa de mano en mano como las ideas, que se absorben entre pausa y pausa, que se asimilan, que dan vuelta, que se hilvanan. La reflexión conjunta ayudada por el mate, empujada por el mate, en una rueda. Excelente mecanismo para acercarse y atravesar juntos la idea del poder. Algunos dirán, excelente analogía de cómo debería ser el poder. Frente a esta invitación de AVINA, y de la mano de Josefina Dartiguelongue, no era posible resistirse. Allí estuvimos.

Pareciera que el tema del poder es muy contundente cuando se trata de vivirlo, ejercerlo o padecerlo pero resulta escurridizo a la ComprensiónProfunda. En mi experiencia la comprensión profunda, no está asociada al descubrimiento de aspectos ocultos de nuestra realidad personal y social sino más bien a un darse cuenta. Me doy cuenta de que siempre supe lo que acabo de saber. Todos sabemos que “comprensión profunda” es también conjunta, porque se construye con la experiencia propia abierta a los aprendizajes de los otros. Aquellos que nos prestan sus anteojos para ampliar, para cambiar el color con que miramos y entendemos. Más, dice Josefina, es un tu que me hace sentir yo. Entiendo que, realizar descubrimientos conceptuales, quedarse admirados por una idea, o por la expresión precisa de un argumento no determina automáticamente lograr la comprensión profunda que, por definición, nos empuja a cambiar nuestro ser, nuestro pensar y nuestro hacer.

Respecto del poder, todos sabemos de qué se trata pero nos resulta difícil definirlo y mucho más difícil ponernos de acuerdo con la cara del poder que alcanzamos a ver y apreciar, cuál de todas ellas nos resulta más sorprendente, repudiable o deseable. Pude pensar que el concepto de poder, como el de justicia, libertad y aún el de democracia, son valoraciones que se expresan en “palabras comodínes”, aquellas que todos invocamos con un nivel general de acuerdo pero que apenas queremos comenzar a definirlas, entenderlas, darles carnadura en la experiencia real surgen las tensiones y, dirá alguien, se abre una enorme oportunidad de involucrarnos emocionalmente y comprender.

Escuchando a Josefina surge una evidencia: el poder atraviesa la condición humana. Tanto que hay algunas personas que hablan de la naturaleza humana y la definen como una tensión permanente entre la justicia y el poder. En este sentido, la dimensión histórica del poder casi siempre es negativa respecto de la justicia. Usualmente se la representa como una pirámide del poder, donde la justicia se escurre desde la cúspide pero nunca llega a las bases. El poder en occidente se pensó siempre en forma piramidal, dijo Josefina. Uno sigue pensando, esta pirámide se asocia directamente con una distribución desigual, cada estrato recibe una porción distinta de lo que cada sociedad reparte y valora. Es decir, una pirámide estratificada donde existe una distribución diferencial de poder. No importa cuál es la fuente de poder, puede ser la relación con los dioses, o la propiedad de la tierra, los títulos de nobleza, o el capital, lo que importa es que algunos reciben más y otros menos poder. En estos modelos, se revelan aquellos aspectos del poder que se asocian con la dominación, con la capacidad de hacerse obedecer aún mediante el uso de la fuerza, y con el amplio espectro del poder político. Pensaba que si el “accionar sobre las acciones” es el campo de lo político, nuestra reflexión sobre el poder tendría que apuntar a ser política.

En todo caso, dijo Josefina, la dimensión política no es la única forma de comprender el poder. El poder no es una cosa. Es una relación de compromiso con otros y para reconstruir el modelo de poder hay que trabajar desde la ejemplaridad, desde modelos éticos. También quedó claro que el discurso de la diversidad está en el centro mismo del poder. Se ejercita el poder dentro de la diversidad. Pareciera que si no se respeta la diversidad el “grupo” se transforma en “tropa”.

El gran problema del poder es que aquellos que lo detentan puedan mirar el bien común y avalar con hechos sus decisiones. Exige participación, valoración del otro, y resistencia, porque el poder siempre está asociado con la libertad o con la falta de ella. En todo caso al ejercicio del poder se le debe equilibrar con libertad pero también con el cuidado de no caer en la indiferencia. Estar alertas porque la corrupción, la crueldad, la manipulación y la exclusión no existen solamente por el abuso de poder y la injusticia sino por el ejercicio ciudadano de la indiferencia. El poder como Jano, tiene una cara de Eros y una de Thanatos. Amor y muerte. Luz y sombra, con infinitos matices.

Para pensar otros modelos, dijo Josefina, convendría imaginar el poder como una danza, como una coreografía. Podríamos sobreponer a la imagen de la pirámide la imagen de los círculos concéntricos donde el punto de unión y de ordenamiento de todas las personas está en el objetivo conjunto y la distribución de funciones, de poder, de responsabilidades, fluyen y se asumen de acuerdo con las tareas compartidas y la misión común.

En estas reflexiones andábamos cuando se cruzó el concepto de responsabilidad y autoridad. Apareció el ejemplo del quirófano. Podemos imaginar el quirófano como una pirámide pero también podemos imaginarlo como círculos concéntricos donde el objetivo común es salvar el paciente. El quirófano es un sistema complejo donde todos y cada uno tienen su importancia para cumplir con el objetivo común, es tan importante el rol de cirujano, como el de instrumentador, el de esterilización, etc. Como en la orquesta, hay uno que dirige pero se necesita a todos para ejecutar la pieza. Como en la construcción de un edificio, son importantes el arquitecto y el ingeniero, pero no conviene desdeñar la importancia de lo que sabe y conoce el obrero. Comprender la importancia del otro, es el mejor reflejo de la inteligencia emocional.

Tratando de encontrar otro ángulo del poder vimos aquellas facetas que hacen referencia a su ejercicio en la dimensión individual. Que nos remontan a nuestra propia infancia y a la calidad de nuestros vínculos porque el poder viene del ser. De las relaciones básicas que me permiten ejercer mi humanidad.

Entonces recordé esta frase: el poder es la capacidad de vencer los obstáculos que nos impiden querernos.

Es cierto que en estas reflexiones escritas lo que se dijo y se conversó con Josefina no es literal porque siempre es un recorte propio. Significa que resonó en algún lugar.

Creo que para que pueda haber intercambio de ideas es bastante importante que el otro resuene en mí. Y algunos resonamos. Como siempre, faltó tiempo y es bueno quedarnos con ganas de más. Porque si el otro es un socio, es cercano y es diverso. Allí se garantizan las condiciones para que vaya retrocediendo la intimidación que genera nuestra propia torpeza de reconocer lo que sentimos y permitirnos expresarlo a viva voz. Como dijimos, el tema del poder trata sobre el vínculo entre cada uno de nosotros.

Esta sugerencia de AVINA de poner por escrito algunas “reflexiones sobre la reflexión” de JosefinaDartiguelongue es una invitación a seguir construyendo nuestra idea de poder.

Creo que es útil extender la distancia del mate y permitir que junto con las palabras de Josefina, la palabra de los que esta vez no participaron, de aquellos que no fueron, pueda resonar también. Además de mandarle a PatriciaKistenmacher estas notas tomadas en la reunión con Josefina sobre el poder, las colgaré en http://gestion-del-conocimiento.info/ para seguir dialogando en una mateada virtual. Allí hay otros “acuerdos de sentido” y "ConceptosImportantes” que están en construcción, donde agregaré el concepto de poder.

MercedesJones.

Poder (última edición 2008-05-24 20:06:09 efectuada por localhost)