Aguila.JPG


“El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años; pero para llegara ésa edad, a los 40 debe tomar una seria y difícil decisión, porque sus uñas están apretadas y flexibles y no consigue tomar a sus presas, de las cuales se alimenta.

Su pico largo y puntiagudo se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas; volar se hace ya tan difícil!

Por tanto, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Este proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo; luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una de sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, empieza a desplumar sus plumas viejas.

Finalmente, después de 5 meses sale para su vuelo de renovación y a vivir 30 años más.

En nuestras vidas, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación para continuar un vuelo de gloria; debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causan dolor.

Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae."


Bueno, hasta aquí el relato que pueden encontrar en muchos lugares. Me interesa agregar que mi amiga MEI es escorpiana. Los símbolos afines a escorpio son:

Los escribo para no olvidarme de lo que viví con MEI y otras amigas hace relativamente poco tiempo. El proceso terminó en su aspecto manifiesto el 15 de diciembre de 2016 a las 12 de la noche. Resumiré algunos de sus elementos más significativos con ayuda de MEI.

MEI, comenzó a tener fuertes presentimientos de que en una fecha precisa dejaría este plano. Es decir, no sé si despertó un día con la certeza de que el 15 de diciembre de 2016 se despediría de esta vida o si lo fue comprendiendo lentamente hasta sentirlo con seguridad. Durante el tiempo que pasó desde que tuvo esta certeza hasta la fecha justa, las acciones de MEI fueron varias. Pero, en su interior el pensamiento era, si me voy, si dejo este plano, si me muero:

Quiero dejar recuerdos, huellas amorosas en las personas que conocí. Aquellas que realmente amo. Comencé entonces, dice MEI, a dejarles distintos objetos muy queridos a cada una de ellas. Busqué generar una herencia anticipada para mis hijxs. Dejé organizado todos los trámites posibles.

Pude rememorar experiencias pasadas y a personas muy relevantes que me hicieron sentir sus iguales con gran generosidad. Pude recordar personas especiales como Rita Hayworth y analizar el porqué de mi admiración por ella. Cuando la conocí era una mujer mayor y encantada con su edad, dice ME. Ella era muy parecida al personaje que yo me había imaginado. Fue algo fantástico encontrarla. Una sola noche pero fue algo inolvidable. Me pasó lo mismo con Alfonsín. Tuve mucha suerte en poder conocer gente espectacular. Coincidir con ellxs fue un privilegio.

Conversar con Borges, con Bioy Casares, tomar el té con Victoria Ocampo en su quinta y bailar con Fred Astaire. Encontré una poesía de un funcionario de Swift, cuando yo era gerente, que se titulaba "Oda a una Gerente" y reconozco que les enseñé, nos divertimos e hicimos algunas buenas cosas. Rescaté mucho el humor.

Me hice el reconocimiento a mí misma de haber podido cambiar -aunque sea por un ratito- la cultura de las instituciones en las que trabajé. Básicamente con risa, alegría y humor. Recordé cuando trabajaba en el Hospital de Rehabilitación Respiratoria María Ferrer (en la jerga médica el María Ferrer), hacia muchas bromas, hacia rodetes a las chicas que estaban en el pulmotor, en las salas de los bebes hacía juegos y morisquetas. Recuerdo que había una madre con dos hijos con poliomelitis y esa madre muchos años después en un programa de televisión que me daban un premio esa mujer -que también le daban un premio porque había llegado a ser enfermera- se acordaba de mí y me agradeció como cambiaba la energía del lugar cuando yo llegaba. Pude reconocerme en esos dones y en agradecer haberlo podido concretar, haber podido ayudar. Independientemente de cómo lo haya hecho, mi fantasía de ser médica se cumplió. Recordé mi pasado y lo agradecí profundamente. Qué privilegio. Me da mucho placer. Me da mucha alegría. Ser útil es algo que me importa. Todo esto dijo ME antes de irse para Chile a visitar a su hermano.

Ella, según me fue contando en el momento, se estaba despidiendo porque sentía que el 15 de diciembre de 2016 dejaría este plano. Era una emoción profunda y sustantiva.


PASARON VARIOS MESES...y estamos analizando qué sucedió

Ese 15 de diciembre MEI se preparó para lo que sucediera. Una amiga la acompañó por la noche. Pero, ese día MEI no dejó este plano. La noticia dramática e inesperada, le llegó más tarde. Ese día falleció uno de sus mejores amigos, médico, comprometido con lo mejor de lo humano, joven, saludable.

En fin, este fallecimiento se unió a una tristeza profunda porque no se cumplió su premonición respecto de sí misma, ella no murió. En cambio, los hechos se sucedieron de manera totalmente distinta y terriblemente trágica. Más allá de que MEI, y nosotrxs sus amigxs, seguimos procesando los hechos, hay algunas cuestiones que, independientemente de los resultados, ya podemos comentar.

Es un hecho que MEI pasó por un proceso muy increíble. Verla en aquellos momentos fue para mí muy revelador. Recuerdo que a otra amiga y a mí nos regaló algunos objtevos y conversamos mucho. Me regaló, por ejemplo, un adorno color verde. Es un huevo de cerámica con la imágen de un escorpión. Me dijo, para que tengas cerca esta energía escorpiana. Me encantó. También hizo una gran fiesta para su cumpleaños. Ordenó papeles, tiró muchos otros. Se desprendió de muchos objetos, libros, recuerdos acumulados por toda la casa.

Mientras esto sucedía a mí me parecía estar asistiendo a una versión de la vida profunda y enigmática. No esperaba nada. Tampoco tenía temor de que algo malo pudiera suceder. Pero, apareció esta figura del águila como parte de mi sentir. Ahora, creo que ella estaba, como el Aguila, dejando viejas plumas y uñas para adquirir otras nuevas. Más allá de lo que vayamos viendo con MEI y conversando creo que, en determinados momentos de nuestra vida, todos necesitamos despojarnos de distintos elementos para seguir avanzando en nuestro crecimiento. Ampliar la conciencia exige despojarse del peso innecesario, como el Aguila. En nuestras vidas pasamos por procesos de alquimia, renovación, muerte y resurrección. Son instantes donde uno puede reelegir su Dharma Hoy 7 de julio de 2017, estamos conversando por skype con MEI sobre el Dharma, concepto y ley que yo estoy recién descubriendo. Pero, que me tiene muy sorprendida y admirada. En todo caso, comencé a limpiar, ordenar y tirar papeles, recuerdos, y variedad de elementos que me han acompañado por años. Porque, junto con lo de MEI tuve que vivir otra experiencia significativa. Levantar la casa de mi madre, en la calle Galileo. Fue tan duro que considero que no resulta saludable que los hijos tengan esa tarea una vez que desaparecen los padres.

Creo que estas dos experiencias me han dado una fuerte enseñanza. Para mantenerse joven a lo largo de la vida, convendría que cada uno de nosotrxs, cada tanto, vaya dejando -como el águila- plumas, uñas y algo más.


Volver a

MercedesJones

EnciclopediaRelacionalDinamica: Aguila (última edición 2017-07-23 23:39:48 efectuada por MercedesJones)