SORORIDAD


De acuerdo con Marcela Lagarde, en un texto sobre cultura feminista, las francesas, como Gisele Halimi, llaman a esta nueva relación entre las mujeres y niñas sororité, del latín sor, cuyo significado es hermana. Las italianas dicen sororitá, y las feministas de habla inglesa la llaman sisterhood.

Es la Hermandad entre Mujeres y Niñas- Trabaja para aumentar la igualdad de género entre mujeres y así reducir la misoginia, el machismo, el sexismo. El primer impulso para promover esta hermandad surgió con el sufragismo y el feminismo. El feminismo es una filosofía y una práctica política que atraviesa todas las pertenencias políticas partidarias, religiosas y culturales. La sororidad requiere fortalecer el feminismo, según MarcelaLagarde: https://www.youtube.com/watch?v=8CKCCy6R2_g Es una propuesta de transformación cultural, social y, por lo tanto, política pero también es una ética. Entre sus valores está la igualdad, la libertad, el respeto a la integridad y a la dignidad de las mujeres y a la seguridad. Se habla de ciudades seguras para las mujeres. Ana Falú (https://www.youtube.com/watch?v=5LsKjUBk_PQ ). Promueve el derecho de las mujeres a la equidad y a la igualdad de oportunidades.

LA ÉTICA DE LA SORORIDAD

Respecto de la ética se invita a explorar a la filósofa Amelia Valcárcel (Ver AmeliaValcarcel )es una exponente del feminismo de la igualdad, siguiendo los pasos de la filósofa francesa, Simone de Beauvoir, la autora de una fenomenología de la mujer tal y como ha sido pensada por el varón. https://www.ciudaddemujeres.com/mujeres/Filosofia/Valcarcel.htm

Y continuando su postulado que afirma que: la mujer no nace, sino que se hace, es decir que, la diferencia femenina es un producto cultural, una construcción social del modelo patriarcal para mantener su posición de dominio sobre las mujeres, el feminismo que se deriva de ahí tiende a la emancipación de las mismas, siguiendo los ideales de la Ilustración que considera a las mujeres seres racionales que deben tener el derecho a la libertad y a la autonomía personal. Es un feminismo que reivindica, en el orden práctico, la igualdad de oportunidades plasmada en, medidas concretas en materia de trabajo, de distribución de recursos, de derechos humanos, de paridad en la democracia parlamentaria, exigencia de que el Estado del Bienestar asuma la realización de las tareas tradicionalmente consideradas como femeninas...

Sostiene Amelia Valcárcel que el nexo entre las mujeres no es la esencia o la naturaleza de las mismas, en contra de lo que mantiene el feminismo de la diferencia sino la heterodesignación o designación patriarcal, es decir, el rol que el patriarcado asigna a las mujeres (madre, hija, esposa, puta…) y que éstas han de asumir para ocupar un lugar en la sociedad que ellos han configurado. Así pues, el denominador común de todas ellas, lo que comparten es su posición funcional (la sumisión) distinta a la de los hombres.

Para Amelia, el feminismo es una filosofía política, una teoría del poder que debió empezar por reivindicar para las mujeres la categoría de sujeto, que siempre nos ha estado vedada. La individualidad,como sinónimo de autonomía, no de insolidaridad.

En palabras suyas el feminismo "es también uno de los mayores portadores de innovación social y moral que nos conduce ahora de la supervivencia a la paridad. Estamos ahora en su Tercera Ola."

Ver su conferencia sobre qué es el feminismo, realizada en México. Amelia Varcárcel – Cátedra Alfonso Reyes- Conferencia Feminismo y Ciudadanía. En México. https://www.youtube.com/watch?v=Yell2AbX0zI

ESTÉTICA DE LA SORORIDAD

También en el tema de la ética explorar a Wassyla Tamzali. Colega argelina. Ella realiza una crítica política del feminismo, construyendo no destruyendo. La ética feminista de la sororidad corresponde a una estética de la sororidad y la estética pasa por la forma en la que expresamos la ética.

Vale enfatizar que la ética está asociada con la estética de manera concreta. Por ejemplo, tiene que ver con el lenguaje. Usar un lenguaje incluyente es importantísimo. Ver el poema El arduo camino de la A. En la "A" hay toda una conjunción estetica de un principio político de género. El uso de la "A" tiene que estar acompañado de acciones de respeto genuino entre y hacia las mujeres. Tengo una amiga, dice Lagarde, que habla con la A pero compite malamente con otras mujeres. El uso de la A debe acompañarse con formas de trato, formas de pacto, formas de acuerdo, de terminar un pacto, formas de despedirse de dejar un espacio, una mínima delicadeza como principio político, una estética del cuidado entre las mujeres y niñas.

Además del "lenguaje incluyente" (en Argentina nos gusta decir inclusivo) y acciones coherentes con ese lenguaje, conviene tomar en cuenta el "lenguaje pacífico." El lenguaje opuesto y distinto al popular "lenguaje de los insultos" que es machista y sexista. Para modernizarnos algunas mujeres comenzamos a utilizar un lenguaje violento, soez, el de los insultos (que en Argentina se llama de las "malas palabras") Sin percatarnos y quizás para "igualarnos con los varones" comenzamos a usarlo y va en contra de una ética de la sororidad. La igualdad no llega por usar el lenguaje bélico y violento de los varones sino por instalar un lenguaje pacífico en la cotidianeidad. La cotidianeidad es también un espacio político.

No tenemos que "combatir" la violencia. Es un propósito feminista dicho en un lenguaje antiguo y patriarcal. Combatir la violencia, sigue diciendo MarcelaLagarde, es un sin sentido. La violencia debe desmontarse, erradicarse, eventualmente, eliminarse. Porque el uso de este lenguaje tiene consecuencias prácticas. El luchar contra la violencia se implementa a partir de medidas de seguridad, de helicopteros, de más policias en la calle. Pero, no se prepara a ese policía para que cuando reciba una denuncia por violencia de género la tome en serio.

No podemos usar un lenguaje que da un mensaje distinto del que estamos tratando de expresar. Entonces, si queremos erradicar o desmontar la violencia no digamos que queremos combatir la violencia. Si queremos decir disminuir la pobreza no digamos que queremos combatirla. Lagarde, hablando de su país México, expresa que su país es el prototipo de lo patriarcal, del machismo, misoginia, sexismo, homofobia y todo lo demás.

Allí, en México, todo se combate. El lenguaje aguerrido es contradictorio con las propuestas y la ética pacífica del feminismo actual. Las mujeres comprometidas "con la causa de la igualdad, del empoderamiento, del avance de las mujeres", si es que no queremos hablar de feminismo, tenemos que extremar el cuidado en el uso del lenguaje.

Utilizar el lenguaje de paz como hecho político. En los partidos políticos conviene llevar adelante acciones que promuevan las propuestas y un lenguaje no violento. Terminar con las estrategias de descalificación personal, enfrentamientos sucios, violencia fisica. Tenemos que realizar una pedagogía ejemplar. Con la acción, con el trato, con las actividades reales. Es decir, también aplicarlo en nuestro propio discurso. Al hablar de las otras mujeres no decir esa "tipa", esa "mina", esa "tía" si por otro lado trabajamos para aumentar, en nuestros espacios sociales y en las instituciones, el respeto por la mujer. Tambien incluir el respeto por aquellas personas que no se asumen de un género u otro, que son gays, lesbianas, que son transgénero. Ellas también tienen que ser incluidas.

SORORIDAD ENTRE LAS LOCAS DE LA CASA

Se requiere una reflexión permanente de la estrategia histórica y las herramientas de exclusión de las mujeres. Esta función ha sido asumida por el feminismo. Sabemos ahora, que para no incluir a la mujer y tener habilitada la marginacion y exclusión, a la mujer se la considera incomprensible y loca.

Todas padecemos -por ser mujeres- un estigma social y político desarrollado a lo largo de la historia. El estigma de locas, enfrentadas a los dioses, brujas, histéricas habilita a la exclusión e inclusive la muerte y lamentablemente es avalado -en muchos casos- por las propias mujeres de nuestras comunidades.

Todas tendríamos que ponernos en alerta cuando escuchamos que se adjetiva a una mujer con alguno de esos rótulos.

TRANSITAR EL CAMINO DE LA EMPATÍA PARA AVANZAR JUNTAS

La sororidad tiene un gran componente de empatía entre y hacia las mujeres. La empatía promueve la igualdad, la cercanía y el respeto hacia y entre las mujeres.

AMPLIAR LOS ESPACIOS POLÍTICOS

ALIANZAS ENTRE LAS MUJERES MÁS ALLÁ DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

Mujeres en Plural, es un espacio de pacto transversal entre mujeres. Demuestra que no es necesario estar de acuerdo en todo. Es necesario realizar unos acuerdos mínimos. Así se negocia en red. Lagarde, comenta el caso de Las Juanitas, donde 7 diputadas de distintos partidos pidieron licencia y fueron reemplazadas por varones perdiendo el cupo femenino logrado.

En cambio de atacar a las mujeres que pidieron licencia, como hicieron los medios de comunicación llamándolas Las Juanitas, Mujeres en plural logró llevar al Tribunal el hecho y responsabilizar a los Partidos Políticos, no a esas mujeres. Frente a este tipo de casos, se tenía que anular la elección y no simplemente que los Partidos Políticos pagaran una multa. Entonces, tuvieron que buscar mujeres e incluirlas. Terminando con la excusa de que "no hay mujeres".

El resultado fue que de un 22% de representación femenina en la Cámara de Diputados se llegó al 38 % como resultado de una Alianza Sórica entre mujeres en donde ellas se quitaron los anteojos patriarcales para analizar el fenómeno y entender que esas mujeres que dejaron sus funciones no tenían el poder para hacer más que eso. El partido se los ordenaba, sus familias lo pedían, etc. No conducía a ningún lado atacarlas en su conducta individual. Sino analizarlo como un proceso político y social que las trascendía.

Ver el seminario desde donde se tomaron estas ideas en:

Ver más en:


Volver a

MercedesJones

EnciclopediaRelacionalDinamica: SororidadSisterhood (última edición 2020-03-08 14:57:09 efectuada por MercedesJones)