LOS MODELOS REQUERIDOS DE LIDERAZGO


La esperanza tiene dos hijas queridas: la indignación y la valentía; la indignación nos enseña a rechazar las cosas así como están y la valentía nos ayuda a cambiarlas. San Agustín.


En las primeras semanas de septiembre 2017 conversé con algunas personas sobre el tema del poder, la autoridad y el liderazgo en el marco de la necesidad de transformación, cambio y mejora de la realidad social argentina. Son todos términos similares, que usamos muchas veces como sinónimos y sobre los que generalmente no nos detenemos a pensar. En nuestra economía de esfuerzos damos por sentado que todo el mundo entiende de qué hablamos... y seguimos adelante.

Pero, agradezco a la Federación Argentina de Enfermería y particularmente a ElenaPerich, que me invitaron a compartir algunas reflexiones sobre estos asuntos. La invitación fue para desarrollar el tema del “Liderazgo en un mundo del conocimiento y la virtualidad” Curiosamente hace años que le escapo al tema del liderazgo y tengo serias resistencias inclusive para usar la palabra liderazgo. En concreto, no creo que se esté comprendiendo en profundidad los riesgos que asumimos al hablar de liderazgo sin definir lo que implica para nosotros el liderazgo aquí y ahora.

La metáfora de la realidad líquida de Bauman es muy interesante y muy útil porque nos marca de manera muy clara que los límites, las estructuras, las pautas, las normas y las ideas que nos aseguraban comprender qué era lo correcto y qué no lo era, cuáles eran los límites y cómo actuar se han ido desdibujando. Se han corrido los bordes y todo lo que era sólido pierde su consistencia. Lo líquido se une con lo borroso y ya no nos resulta tan fácil manejarnos con certezas. Vivimos en la sociedad del riesgo y la incertidumbre.

Al mismo tiempo, es la sociedad del conocimiento, de la conectividad, de la colaboración. ¿Dónde ubicamos entonces al liderazgo en estos nuevos paradigmas sociales, técnicos, políticos que se han vuelto líquidos, borrosos, imprecisos, desafiantes? ¿Dónde?

TRUNSURFEAR LA REALIDAD LÍQUIDA

Durante los últimos treinta años, una nueva concepción de la vida se ha convertido en la vanguardia de la ciencia – una visión unificadora que integra las dimensiones biológicas, cognitivas, sociales y ecológicas de la vida. En el mismo centro de esta nueva comprensión de la vida nos encontramos con un profundo cambio en las metáforas: de ver el mundo como una máquina hacia entenderla como una red. Esta nueva ciencia de la vida está siendo desarrollada ahora por destacados investigadores y sus equipos alrededor todo el mundo. Sus conceptos e ideas se integran en una gran síntesis en la Visión Sistémica de la Vida.

Seguí explorando y me encontré con algunas perspectivas interesantes. Por ejemplo, Gustavo Mutis dice: En esta oportunidad pretendemos demostrar que el liderazgo es ante todo una gran responsabilidad que le compete a todos los Ciudadanos, y que solamente cuando dejemos atrás el apego a la figura de un gran líder salvador, héroe o caudillo de gran carisma, y empecemos a ejercer el liderazgo colectivo en cada una de nuestras actividades y responsabilidades, solamente cuando esto ocurra, podremos iniciar una verdadera transformación en nuestros países.

En esta nueva era aparentemente todo ha cambiado. Sin embargo, nuestra capacidad de entender y desarrollar el liderazgo con un nuevo enfoque no está muy desarrollada. Necesitamos un lente menos ególatra, menos vanidoso, menos unipersonal, menos individual, menos carismático, menos épico -más lúcido- sobre el liderazgo requerido en una sociedad líquida.

Así llegue al tema de los nuevos liderazgos que estoy explorando. Incluyo algunos de ellos:

ANTECEDENTES DE LOS NUEVOS LIDERAZGOS

https://www.redesparalaciencia.com/wp-content/uploads/2008/10/entrev015.pdf

También invito a explorar las propuestas de VadinZeland , quién sugiere que nos animemos a trunsurfear, a surfear la vida y deslizarnos sin esfuerzo entre las olas de lo cotidiano. Este es el gran reto del transurfer que aprende a cabalgar la vida con ligereza y maestría (sin ahogarse nunca). Gracias a AliciaDellepiane pude conocer este autor y leer una descripción muy poética de sus propuestas: Vadin Zeland, nos enseña a escuchar el susurro de las estrellas de madrugada, la voz sin palabras, la reflexión sin pensamientos y el sonido sin volumen que componen nuestra voz interior.

Eduard Punset:

¿Y aquí quién manda? Cuántas veces no decimos eso… lo decimos de nosotros mismos, sin saber si era una historia (la que he dicho, o lo que he hecho) consciente o si era el inconsciente. Y ya no digamos cuando nos preguntamos: ¿en esta empresa, o en este lugar, en este edificio, quién manda? Siempre estamos detrás de eso. Mark, nos encantaría saber quién manda realmente. Pero, para empezar, una pregunta: ¿qué fue primero, el líder o los seguidores?

Mark Van Vugt:

¡Qué pregunta tan interesante! Creo que si analizamos los indicios del mundo animal, entonces está claro que los animales permanecen juntos por razones de protección, de modo que si uno de ellos se marcha, especialmente si es un animal fuerte, los otros no tienen más remedio que seguirlo…. tienen que seguir al animal dominante, o al más fuerte: siempre que vaya a por comida, o a por agua, los demás tendrán que seguirlo. Solamente los seres humanos le han dado la vuelta a esta situación porque, para nosotros, mantenernos unidos es tan importante, que necesitamos nombrar a una persona y ponerla al mando, tanto si quiere como si no. Necesitamos que alguien nos coordine.

QUIÉN ELIGE AL JEFE? QUIÉN ELIGE QUIÉN MANDA?

https://www.eduardpunset.es/149/general/%C2%BFquien-elige-al-jefe Ahora bien, a lo largo de la evolución, este sentimiento puede cambiar, y cambia. Aviso para navegantes: ¿y quién elige al jefe? ¿Quién decide quién manda?

Está claro que hace dos millones de años los jefes eran elegidos por sus seguidores, porque se suponía que de algunas cosas sabían mucho más que otros. A los líderes los elegían sus seguidores y lo hacían para una tarea determinada como cazar, negociar con otros o regular los movimientos migratorios. Se era elegido para gestionar una cosa en particular.

Hace unos doce mil años esta situación cambió radicalmente con la consolidación de las sociedades agrarias. La generación de un excedente económico indujo la imposición de un jefe no tanto porque sabía cómo administrar un excedente, sino cómo fabricarlo. Los ricos crearon la nobleza y la realeza y de ahí salían los jefes, que mandaban sensible o despóticamente, según su entender. Esa situación duró hasta hace menos de 400 años, con la llegada del pensamiento científico por oposición al dogmático o revelado. Desde entonces se ha iniciado una vuelta paulatina a los cánones de antaño, en el sentido de que se busca a quien más sabe de una cosa y los seguidores vuelven a elegirlo.

Aunque no siempre es así. Muy a menudo sigue mandando gente que sabe mucho menos que sus seguidores y que no han sido elegidos. Ahora bien, se está comprobando que cuando alguien manda sin el consentimiento de una buena parte de sus seguidores, las cosas no funcionan. ¿Y qué pasa con el género? Los experimentos efectuados indican que se prefiere a los hombres cuando se trata de gestionar intereses entre colectivos distintos, como puede ser la guerra o el territorio. Se prefiere, en cambio, a las mujeres cuando se trata de negociaciones en el seno de los grupos: reparto de tareas o gestión de subgrupos. En situaciones de crisis se prefiere a los jóvenes para que innoven. Si todo va bien, en cambio, se confía más en los adultos maduros. Lo curioso es que en uno y otro caso las equivocaciones son raras. En casi un 80 por ciento la gente atina a la hora de fiarse de alguien.

No se equivoca, y por ello reacciona con mucha virulencia cuando sí ocurre.

https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=9cWDasBJsGI


Volver a

MercedesJones

EnciclopediaRelacionalDinamica: LiderazgosNuevos (última edición 2019-05-01 22:27:23 efectuada por MercedesJones)